viernes, 13 de diciembre de 2013

Los midget, pero no los Khazâd.

 Mientras se oye a lo lejos una orgía de flatulencias,
 que compiten en un reducido circuito,
 los camiones embisten en una grieta que detiene el flujo de la ruta.
 Las ventanas y algunos muebles aplauden este espectáculo en un crescendo,
 sacudiendo el silencio funeral.
 El olor del fastidio se siente en el aire,
 luego de que las flatulencias dejan de circular.
 Le agregan cierta vida a la constante calma neurótica.

 Pero... Creo que prefiero las ovaciones en la noche inmaculada,
 el único frío del verano.


Reverberación de las respuestas negativas

A Partir de los mil quinientos metros de altura sufrirá una ligera sensación de remordimiento.
Una vez que se estabilice, notará un ligero cuestionamiento sobre sus recientes acciones.
En caso de intoxicación aguda, siga viviendo y verá que fueron futilidades.
Haga de cada uno de sus logros un desmembramiento y pinte sus hábitos con un poco de ello, no sin antes diluirlo en una pequeña cantidad de lavandina.
Si no se encuentra conforme con el producto dentro de los cinco días de su compra...¡Banqueselá!

Me cago en Cima



Hay un ventilador que ventila hacia fuera.
Hay hielos que enfrían para arriba.
Hay luces que iluminan hacia el centro y al fondo.
Pero no hay voluntad que venga para acá.

domingo, 10 de noviembre de 2013

¿Quién quería rascarse a cuatro manos?

"¡Guacho, vení a posar" le grita Leonardo Da Vinci al modelo que utilizó para el famoso "Hombre de Vitruvio". Una combinación extraña de genes que permitió una mutación bastante particular, otro par de extremidades tanto superiores como inferiores. En la fotografía que vemos aquí arriba, dos de sus piernas salen por detrás del sillón, con ellas se sostenía parado por muchas más horas que cualquiera de nosotros, como si se tratara de una cola, la cual podía manipular para apoyarse. Cualquiera creería que al estar en contacto con alguien tan destacable como Leonardo Da Vinci, llevaría a cabo una vida de sacrificio por el conocimiento, donde gran parte de sus horas se pasen profundizando textos, escritos; mientras que la otra parte sería invertida en diseñar aparatos que faciliten las tareas cotidianas. La verdad es que Fabricio De Gasperi, el modelo con la anomalía antes mencionada, era un fanático del deporte que trabajaba en una herrería construyendo antenas que roben la señal de los canales codificados para ver fútbol de primera sin pagar.
Lamento haberles arruinado aquella imagen de alguien tan erudito colaborando con una de las mentes más brillantes que pudo gestar la humanidad hasta el momento, pero es mi deber sacar a la luz los verdaderos eventos que transcurrieron por ahí.

Dibujo perteneciente al primer número de "Al Final de la Escalera", el fanzine de esta pútrida expresión de caca que es el blog.

miércoles, 6 de noviembre de 2013

Puesto vacante para telemarketer del tiempo.



Me encontraba escuchando esta canción de la banda Earthless. Luego de un momento, me puse a pensar que es como una recreación de ese estado en el que estás fumado escuchando algo y decis "faaa es re largo esto". Luego lo escuchás habiendo pasado los efectos, haciendo de cuenta que sos un mormón devoto desde que tenes conciencia, para darte cuenta que en realidad, no era tan largo.
Pero hecho en una canción de modo que te puedas hacer esa pregunta sin estar necesariamente fumado.
Aunque la pregunta probablemente se de en una situación donde uno no le preste tanta atención a la música, como cuando se encuentra escribiendo o leyendo algo al mismo tiempo que suena. Entonces es cuando se cuestionaría "¿Uh todavía sigue con esto? jojo" y se dirige inmediatamente al reproductor para asegurarse de ello.

lunes, 4 de noviembre de 2013

Intentar, para volver al inicio.


Últimamente tuve la intención de interactuar con la naturaleza, aprovechando el espacio de mi patio y las formas de vida contenidas en el mismo. Me recostaba en el suelo o sobre una reposera, por lo general escuchando música, intercalando entre el día y la noche. A veces porque había luna llena, otras porque el atardecer era digno de ser observado y otras porque no pasaba nada pero mi convicción con el tema era fuerte. Al cabo de un tiempo llevando a cabo esta actividad, puedo rescatar algún que otro atardecer o paisaje nocturno exageradamente bello. Pero lo que más recuerdo son los momentos en los que me sentí todo un explorador de National Geographic al enfrentar situaciones de peligro extremo. Por ejemplo aquella vez que esquivando un alacrán a centímetros de mis piernas, volví a recostarme en la reposera para ver que en la pileta donde descansaban mis pies había un cocodrilo talibán armado con cañones de plasma, un aire comprimido y cinturones de balines, una hoz en llamas y un RPG de residuos hospitalarios. De no haber sido por Mr Músculo ahora no estaría escribiendo estas palabras. O en la tarde del pasado fin de semana cuando una araña caminó por el cable de los auriculares hasta que se posó sobre el oído izquierdo y cantó “The Antichrist” de Slayer a la par de Tom Araya. Una vez estaba cavando un pozo y me pungueó un colibrí.
No podría dejar de lado aquel día cuando visité la huerta y al acercarme a las hojas de calabaza fui atrapado por ellas y sumergido a la parte de debajo de mi casa, información que para ese entonces escapaba de mis conocimientos. Me remontaron por varios metros, mi remera favorita de Video Match quedó como la indumentaria que sobrevive a un invierno nuclear. Al mejor estilo iceberg, resulta que mi casa continúa por varios metros hasta que comienza a hacer un poco de calor, allí habitan unos seres quienes afirman ser los responsables de mantener los eventos de esta parte del planeta desde hace mucho tiempo. Formaban parte de una extensa comunidad subterránea comunicándose a través de topos en celo que acarreaban sofisticados dispositivos difíciles de describir pero que podrían ser resumidos en “un coso que parece un joystick analógico pero con más botones”. Según me contaron, esta red se encuentra distribuida por varios puntos de la tierra, independientes de las ciudades y demás, mi caso fue muy particular pero hay algunos ubicados en puntos remotos en los que uno dudaría su función pero cuya locación está planificada con el mayor de los cuidados. Todo se rige bajo sus movimientos y no suelen perder este control; aunque, desde luego, hay excepciones. “¿Cómo las guerras mundiales?” pregunté “No” respondieron “Como David Icke, Carlos Menem, Jesús y John Lennon”. Luego me comentaron que si mencionaba esto iba a morir durante noventa y dos años, les dije que todo piola y luego rieron y comentaron “Tampoco somos boludos, che. Huehuehue”. Creo tener alguna otra del mismo calibre pero en este momento se me hace difícil recordarlo.
A modo de conclusión, creo que fue un comienzo bastante extremo, por el momento continúo viendo los bellísimos atardeceres, pero en Youtube, a las cuatro de la mañana.

|< /-\ \/ R

domingo, 3 de noviembre de 2013

Procedimientos para que ( llene el espacio ) sea feliz.


Detrás de toda deidad hay un propósito.
En todo culto hay una intención escondida.
Creciendo como el musgo sobre las paredes.
Adaptándose como los seres vivos a su entorno.

Cuando sienta la necesidad de retirarse, llene el formulario.
Será acompañado durante su transición.
Su conclusión se anunciará con cantos y melodías.
Por favor, siéntese nuevamente.

No se deje limitar por principios, desnude su esqueleto.
Exprima sus emociones y recuerdos.
No deje de lado aquellos negativos, serán de utilidad.
Beba el cóctel y repose su masa muscular en una superficie cómoda.

Cuando los cielos se tornen marrones y los pájaros canten flatulencias.
Preste atención a las precipitaciones fecales.
Será entonces el momento de andar por el sendero arcáico.
Cuando todas las deidades fallen, siga el rastro del olor a mierda.

Copromancer III.

El Tutu no tiene casa

El tutu no tiene casa, cuando está cansado se desmaterializa y resguarda entre el concreto de paredes cercanas. El otro dia iba caminando por el comahue a las cinco y media de la mañana, Martes, no había ninguna forma de vida que pudiera divisar al menos en un radio de diez metros. De pronto escuché una voz, en un primer momento parecía algo distante, tal vez lo hubiera ignorado de no haber sido porque a los dos pasos ocurrió otra vez y más fuerte, ahora si llegando a escuchar lo que esta intentaba decir. "Pija" fue mi primer atisbo, aunque lo dejé de lado frente a otras posibles hipótesis debido a la inclinación que presento desde niño para encontrar puteadas en todos lados y reir; reir y sorprenderme como todos los jóvenes que en sus años pre puber escuchan puteadas en ámbitos o situaciones donde no esperan encontrarlas. Pero no era uno de esos casos, era muy evidente, no podía ser otra cosa que una de las denominaciones fálicas más utilizadas en la jerga informal. Me detuve a pensar quien podría estar tan al pedo como para hacer llegar esa palabra a los oídos de los transeúntes en la situación dada, sin incluirme dentro de esa lista.
Pasaron varias canciones en el mp3 hasta que opté por la opción final. Iba a tardar mucho tiempo si intentaba encontrar los motivos o el individuo capaz de describir un miembro reproductor masculino con tanto énfasis a las cinco y media, seis menos cuarto de la mañana. La solución al dilema era buscar al agente o el motivo pero con otra representación a la que haga referencia esta palabra, "Pija". "Pija" repetí en mi mente, de haberlo hecho en voz alta probablemente ahora estaría embarcado en un crucero al suroeste de África rodeado de piratas que malinterpretaron mi reflexión por una connotación sexual muy directa. Afortunadamente los juegos de computadora me han formado como una persona muy prevista frente a las posibles situaciones que puedan plantearse, por ello lo pensé mentalmente temiendo un futuro no planeado en otro continente. El enigma podía ser resuelto si tomaba esa palabra que continuaba oyendo, no como una palabra en su totalidad, sino como un acrónimo. De esta manera "PIJA" se transformaba en "P.I.J.A.", es decir, "Partido Intransigente de la Juventud Anarquista", partido del cual el Tutu es vocero y representante, firme militante del mismo. Fue entonces cuando me di cuenta que era el tutu quien profería esta palabra, se encontraba descansando en forma de, en forma de nada, sin forma, dentro de las paredes de una residencia del barrio comahue. Pero cuando me acerqué a saludarlo, la voz ya había desaparecido.
Todavía no se si me estuvo gastando una broma o se pudrió al esperar que reaccione frente a sus llamados, pero no me queda duda alguna de que esa voz era del tutu.


(La foto no tiene relevancia con el texto, fue tomada durante el mes de Junio del año 13. Me gustaría destacar la duración exagerada que tuvo el afiche estando expuesto en la calle por la cantidad de años que podemos imaginar y el hermoso número que lleva el negro, perdón no recuerdo su nombre, en la frente al mejor estilo Glenn Benton)

rcv.

¡Feliz Año Nuevo! (celta)


Según la tradición celta antigua, la noche del 31 de Octubre al 1 de Noviembre representaba el paso de un ciclo a otro, comenzando el ciclo oscuro. Llamado Samhain, era el año nuevo celta y marcaba el fin de la temporada de cosechas y la apertura al otro mundo. El tiempo se distorsionaba en la medida en que el pasado, presente y futuro no significaban nada. Los muertos caminaban entre los vivos y visitaban sus antiguos hogares. Una forma de alejar a los "espíritus" que bardeaban era encendiendo fuegos o portando antorchas. Otra era dejar comida fuera de las casas para que esté todo piola; esta tradición evolucionó en la marketinera y, conocida por todos, fase en la que los niños van puerta por puerta pidiendo dulces.

FELIZ SAMHAIN, AÑO NUEVO !!!!!!!!!!!!!


Anarchy in Waterdeep




Tres ladrones de la ciudad de Waterdeep han decidido dejar de lado la delincuencia y junto con un mago consolidaron un circo ambulante llamado "El Circo de Soler". Su intención es juntar oro de una manera que no sea jugando cartas de intriga, completando quests o dependiendo de un banco. Les deseamos lo mejor en este emprendimiento y esperamos que el Señorquenovale de Waterdeep, aquel que da seis puntos por edificio, se compadezca y les otorgue un lugar fijo para que puedan sacar fruto de su espectáculo.

cvr.

Ciervos y siervos y está todo bien



Es sabido que los ciervos de Medio Oriente suelen manifestar su contento a través de gestos realizados con sus extremidades superiores, las cuales pueden manipular de manera que conforman una señal inconfundible para cualquiera que sepa un poco del tema. 
Los faraones egipcios y el presidente de Pehuen Co veneraban la expresión de estos animales ya que les llamaba la atención su peculiar forma de contarle al resto de la fauna lo bien que se sentían. Fue entonces cuando se comenzó a utilizar el dedo pulgar alzado como gesto de que está todo bien. 
En el s. XVII pasaron de ser extravagantes animales desérticos a valorados trofeos de caza. Debido a que les cortaban la cabeza, a veces fracasando en el primer intento y huyendo cuando tenían la oportunidad, muchos de ellos han desarrollado otro par de manos que sostienen sus protuberantes cuellos. Estas manos presentan todas las articulaciones que uno puede esperar encontrar al contemplar una mano convencional, con la única diferencia que su función es exclusivamente sostener el cuello y cabeza de estos animales.
Quédense tranquilos, el ciervo lo dice, está todo bien.

\| V |/

Cronos se toma un franco




Últimamente se me pasa el tiempo más rápido. Por esta vez, remontémonos a la mitología romana para hacer de cuenta que Cronos realmente rige el tiempo humano y se encuentra bajo los efectos de la cocaína.
En parte está bueno porque cualquier tedioso trámite u obligación es superado sin que uno pueda llegar a quejarse durante o una vez finalizado. A veces hay maneras más simples de entretenerse, otras simplemente vacíos en la trama. Por otra parte, aquellos momentos donde uno disfruta a pleno; recurramos a una maniobra de emergencia y utilicemos la horrible combinación de las palabras “Buenos”, y, “Momentos”, para lograr mayor precisión en la comprensión del tema. Por cierto, esta movida es llevada a cabo porque también, últimamente, me cuesta ser específico y , sobre todo, puntual. Esos cinco minutos que me tomaba en la PC antes de irme para asegurar que no aparezca ninguna notificación de último momento, se terminan volviendo largas horas de scrollear la misma página o percatarme que, en lugar de intentar quitar el mapa que se encuentra ubicado en la espalda de un hombre que reposa en la playa para poder viajar a la Isla Blood y rescatar a Elaine, debería ir a tomar el colectivo, sobre todo teniendo en cuenta su demora letárgica. Ahora podemos hablar de Cronos, pero en este caso luego de haber aspirado ketamina.
Por ejemplo el otro día estaba esperando para subir a un colectivo, había una cola que desmotivaría a cualquiera, pero esperando en la misma llegué a la conclusión de que Jorge Julio López no está desaparecido, ¡Es un reptiliano! Estaba por hacer el esfuerzo de contactar a David Icke para que escriba un libro al respecto pero cuando me quise dar cuenta, estaba arriba del colectivo.

|< \/ >|


Planeta Empanada y el dios del trueno.



-Hola, ¿Planeta Empanada?-
-No, padre José de Acosta-
-Uhh.. perdón-
...
-Planeta Empanada, buenas noches.-
-Hola, buenas noches, quería hacer un pedido. Podrías mandarme dos de "Estoy seguro de lo que digo", una de "Relaciones amorosas", una de "Me salieron las coaslkmcl bnenginen"-
-Disculpe, ¿Dijo una de "me salieron las cosas bien"?-
-Seh, otra de "Almuerzos Familiares" y una más de "Está todo bien con Teofanía".-
-Listo, ¿Con cuánto va a pagar?-
-Con un alma humana y sangre de gallina.-
-Bárbaro, gracias. Hasta luego.-
-Chau.-

-Hola, ¿Padre de Acosta? ¿José?-
-Si, ¿Qui...-
-¡No sabe lo que me pasó!-
-¿Quién es?-
-Padre de Acosta, José.

___________________________________________

RING RING
"¿Quién es?"
"Planeta empanada"
"Ah, ahí va"
*llave* *cerrojo* "Eh, vos no sos..."
"Soy todo, y no soy nada.."
"Pero yo no pedí empanadas"
"Soy empanadas y no soy nada"
"Si pero.. ¿Te tengo que pagar? ¿Cuánto es?"
"Para mi la moneda no tiene relevancia"
"Pero... ¿Me puedo quedar con las empanadas?"
"No traje empanadas, te traje una vida nueva"
"Ah andá a cagar, encima me hacés venir al pedo hasta la puerta con el frío que hace"

Y así rechazamos dia a dia la oportunidad que se nos plantea para cambiar el rumbo de nuestras vidas, tal vez no sea una situación tan evidente como esta o el cambio no sea tan drástico. El punto es que hay que atender la puerta, incluso si se trata de gente que desea apropiarse de nuestras pertenencias, tal vez aprendamos algo de ello.



RVC

sábado, 2 de noviembre de 2013

Combustión sanguínea.

Científicos de la universidad Yugoslavia en Mendoza han encontrado la manera de realizar una combustión con la sangre humana. Son varios los textos recientes sobre como sobrevivir en lugares remotos sin morir desangrado. Así como los productos que permiten facilitarle al usuario la aproximación de esta tecnología. Como es el caso de Siempre Flame, una prótesis de cualquier dedo de la mano o el pie que mediante un intrincado sistema de conexiones entre venas y cables que permite encender una llama con un suministro que la alimenta sin matar al usuario.
Versiones más violentas de este aparato biónico están siendo consideradas por el ministerio de defensa de la legión Tinellista, quienes se encuentran trabajando en un lanzallamas que sigue la misma lógica.


sábado, 21 de septiembre de 2013

Caso nº4: Krokodil y Duchamp.


Catálogo de experimentos fallidos en seres humanos año 2011.
Caso Nº04: Krokodil
Procedimiento: El sujeto está dormido, todavía no fue anestesiado, se tomó un vodka que había guardado y se desmayó, debemos retrasar la operación un día.
Luego de que el sujeto amanece con una pesada resaca, es anestesiado. Pero la anestesia no hace efecto, el sujeto pide más cantidades de "lo que sea que me hayan inyectado". Luego de molestar un rato el sujeto finalmente se duerme.
Es inyectado con 3mg de la sustancia conocida como "Krokodil" la droga que es furor en Rusia y causa severos casos de gangrena.
Resultados: El sujeto se despierta y declara haber tenido un sueño importantísimo, una revelación, que debe actuar en seguida para salvar a la humanidad. Para el momento en que se levantó de la camilla se olvidó de tal "epifanía" y se instaló en los ordenadores del establecimiento a jugar Carmaggedon, insultando a todo peatón que se cruce, evidentemente sin entender la lógica del juego.
Conclusión: El sujeto se retira despidiéndose amablemente, a los dos días envía un mail declarando que cambió completamente su piel, cual serpiente/vívora, y que le vino al pelo porque la piel que tenía antes "se le irritaba mucho". Agradeció por nuestro tratamiento y comentó que la estaba pasando de lujo en Pehuen Co.
Probaremos la misma droga en otro sujeto, ya que son fuertes las teorías de que el experimento falló por la calidad del objeto de experimento.

Fuente: "Archivos confidenciales de la KGB" en Wikipedia.

miércoles, 18 de septiembre de 2013

La orden de los bañeros de Pehuen Core (conclusión)


                                               (Reproducir la siguiente canción para una lectura más acorde)


Habiendo terminado con la amenaza de una manera tan sencilla, dudé frente a la idea de acercarme. Pero luego pensé que semejante heroísmo debería inspirar valor antes que terror, así que mediante una breve votación decidimos bajar para hablar con nuestros salvadores.
Aquel cuyas patillas estaban tan cargadas de autoridad como el bigote de un militar de alto rango, permanecía con un vapor anaranjado a su alrededor, al igual que en sus ojos, pero se esfumó una vez que nos aproximamos, para ser reemplazado por una sonrisa autoritaria que dominó su rostro.
-Han sido valientes al permanecer hasta último momento, eso es algo que nuestra orden aprecia- Dijo, con una voz digna de locutor de radio. Nosotros simplemente nos limitamos a una ligera sonrisa e inclinar la cabeza tímidamente hacia un costado, para no interrumpirlo. Sólo cuando el silencio se tornó un poco incómodo, mi amigo el Doctor H atinó a preguntar -¿Qué eran exactamente esos seres que emergieron del estrepitoso mar el día de la fecha?-. Observando a sus compañeros en una pose que le daba un aire de superioridad, el líder de las imponentes patillas respondió: -Hoy a la tarde recibimos una llamada del puerto notificando que un submarino nuclear se había estrellado en las proximidades de este, nuestro balneario.- Se acomodó el rizado cabello para quitarlo de su frente y continuó – A pesar de que en un primer momento intenté parecer despreocupado, sentí un pequeño temblor en mis patillas, un temblor que no debía ser ignorado. Entonces comencé a cuestionar la causa del hundimiento de este submarino y fue en ese momento que mis patillas se erizaron como lo hacen los gatos al alarmarse, advirtiendo el inminente peligro-. Una gaviota se posó en su hombro, modificó su pose heroica ahora enfrentado al sol, para luego continuar:
-No sé si ustedes están informados de la historia del “Barco Hundido” aquí en Pehuen Co-. Debido a que frecuento este balneario desde que tengo memoria, estaba familiarizado con dicha historia. No podía dejar pasar esta situación idónea para hacerme el erudito en el tema, de esta manera, respondí: -Sucede que si, conocemos que se trata de un barco de mercaderes del siglo XIX/XX que encalló en la costa cercana en su camino al puerto de Bahía Blanca y que su nombre es erróneo dado que en realidad el barco no se encuentra hundido, sino encallado-. Una vez que concluyó mi oportunidad de ostentar los conocimientos, continuó aquel representante de esta orden: -Entonces asumo que conocen el motivo por el que encalló, aquel otro naufragio que lo distrajo del camino- mientras me rascaba la cabeza atiné a responder un -Eeehh…- que dejaba en claro cuánto había profundizado en el tema, en un intento por ganar una pausa y, con el tiempo en mi favor, recordar aquel evento para conservar la erudición. –Aquel barco del Siglo XVI que transportaba al afamado practicante de artes arcanas y oscuras, uno de los acólitos de esas religiones olvidadas y prohibidas por sus consecuencias. Estoy hablando de Jean Claude Courier, quien viajaba a bordo con destino a las Américas para convivir con los “salvajes”, si se me permite utilizar la terminología de aquel entonces, y dejar que ellos decidan su destino. Según cuentan los registros de un superviviente, una tormenta inesperada sacudió el barco y este se hundió en un espiral del que emergía una inesperada fuente de luz. Un único tripulante sobrevivió, simplemente porque el prisionero esoterista le advirtió  con una semana de anticipación. Luego de confesar lo acontecido en una capilla cerca de lo que hoy son las Islas Maciel, se suicidó-. Como si estuviese de acuerdo con lo que decía el líder, la gaviota que posaba sobre su hombro emitió un sonido –Afortunadamente el cura que lo atendió decidió registrar las palabras de este hombre, según esos documentos aquella tormenta era un agujero en el tiempo que el ocultista había creado. La embarcación en la que se encontraban viajaría por un mar sin fin en un lugar donde deambularían hasta que una energía superior a la utilizada en un primer momento para abrir la puerta a este universo paralelo, se manifieste en las proximidades del plano terrestre. Hasta que esto sucediera, el ocultista se alimentaría de la fuerza vital de los marineros y los transformaría, a través de un lento proceso, en sus leales súbditos-.
Aprovechando que nadie lo interrumpiría, dado que nuestras expresiones de sorpresa eran dignos de estar representados en un monumento al centro de una plaza, inhaló el aire cálido proveniente del océano, para proseguir –Dado que la energía atómica es considerablemente poderosa, decidimos chequear que todo esté en orden-, -¿Y el barco hundido dónde entra?- se atrevió a desafiar la compañera sentimental del doctor H. Con un súbito despertar del viento marino que extendió sobre nosotros el aroma de la sal, una sensación que pondría los pelos de punta a cualquiera que tenga el colesterol alto, con los últimos rayos del Sol, que se escondía a los lejos, nos respondió –El “Barco Hundido” tuvo la mala suerte de pasar justo por encima del lugar donde, años atrás, se abrió este vórtice, lo que provocó trastornos en todos sus tripulantes, convenciéndolos de que la mejor idea era estrellarse contra la costa y, en caso de sobrevivir, formar una banda que se llame “Tan Biónica”-, -Eso lo explica todo- dije, habiendo satisfecho mi curiosidad. – Ahora bien, acuérdense de agregarnos en Facebook, no arrojar basura en la playa ni hacer fogatas. Espero, nos veamos pronto, ciudadanos. ¡Adiós, besi, nos venom!-
En ese momento los bañeros montaron sus torpedos anaranjados y se retiraron enfrentando al Sol, concluyendo lo que fue la puesta de Sol más larga, heroica y bella de mi vida.

Crv.

martes, 17 de septiembre de 2013

La orden de los bañeros de Pehuen Co (Parte 1)


Dia número tres en la costa. Me encuentro en un búnker de sábanas cuya utilidad bélica es semejante a la de una pistola de agua para niños. Durante la tarde del presente día me encontraba leyendo en la playa, disfrutando de dulces melodías provenientes de los auriculares cuya intención era opacar completamente los llantos de los niños, conversaciones narrando la vida nocturna de la localidad y los gritos del vendedor de churros que, por momentos parecían cantos chamánicos de una sociedad tribal nativo americana, no dejaban establecer las condiciones necesarias para tomar seriamente el libro que me encontraba leyendo.
Fue en esas condiciones en las que, de una manera tan repentina e inesperada como la de un atentado en una guardería, se hizo presente un amigo con su acompañante sentimental. Y tal como deben sorprenderse aquellos testigos de un niño de tres o cuatro años de edad que lleva consigo un C4 hecho con plastilina para inmolarse frente a sus compañeritos, lo hice al verlo acercarse en un lugar tan remoto.
Luego de un cordial saludo comenzamos a intercambiar información y opiniones sobre distintos temas, todo esto mientras compartíamos una bebida local que aprendí a apreciar hace años, llamada “Mate” por los locales. De esta manera contemplamos el bello contraste entre los matices claros de aquellos sectores que en la lejanía se fundían con el sol, y aquellos que en un acto de rebeldía hacia la luminosidad, comenzaban a dar lugar a la luna y su horda de estrellas encargadas de rellenar el techo nocturno.
Las pequeñas dunas formadas por pisadas de transeúntes que circulan por la playa erigían como pequeñas montañas bañadas en cobre, mientras que una parte del mar exhibía un camino de plata que conducía derecho al encuentro con el encargado de diseñar este bello paisaje, el Sol.
Tendría que ser muy importante el evento semejante como para quitar la vista de dicha obra de arte que cambiaba con cada capricho del sol.  Pero  aquello que emergió del agua no era algo para ser ignorad, ni siquiera por esas maravillosas escenas que ocasionalmente nos otorga la naturaleza y el ojo humano en perfecta combinación. Su aspecto era similar al de la figura humana, pero decorada con todo tipo de fauna marina, algunos llevaban vestimentas demasiado antiguas aunque las perfectas condiciones en las que se encontraban harían dudar a cualquier arqueólogo que intente datar su antigüedad por algún método de datación relativa.
Inmediatamente dirigí la mirada hacia mi estimado amigo y supe lo que significó esa mirada que brindó como respuesta, supe que esa mirada resumía la confusión de sentimientos generada por la repentina aparición de unos seres cuyo aspecto y andar sugería hostilidad y terror. Pero que también cumplía el sueño de aquellos cuyo tiempo de vida había sido consumido, entre otras pocas cosas, por obras de ciencia ficción de todo tipo. Ser testigo de una amenaza desconocida en un lugar tan apartado como Pehuen Core puede ser un hecho orgásmico para cualquiera de los sujetos antes mencionados.
La pregunta que se estarán realizando debe ser: ¿Y cómo supimos que no eran simples seres humanos? Fácil, ningún ser humano en su sano juicio se hubiese sumergido en el mar con el frío que hacía.  Además del episodio que siguió, donde un vendedor ambulante se les acercó ofreciendo hospitalidad, comida y pulseritas. En ese momento uno de ellos arrojó un envoltorio de chicle en la arena, así como si nada, inmediatamente confirmamos que eran seres hostiles. Bueno y también lo decapitaron al vendedor, pusieron su cabeza sobre una pica y lo portaron consigo como una suerte de estandarte. Fue ese último acto de asolación el que nos hizo correr por la arena de una manera muy torpe, intentando escapar de este peligro inminente, sin servir como estandarte.
Mientras nos alejábamos, prevenimos a todos los que se encontraban en nuestro camino. En un momento unos policías descendieron al escuchar gritos que no eran de un partido de fútbol, tejo, vóley o ajedrez. Nos hicimos la ilusión de que utilizarían su cuota de poder para detener a los extraños turistas marinos, pero lo único que ralentizó el movimiento de estos últimos fue la risa que les causó el uniforme de los oficiales playeros, cosa que sufre cualquier testigo de los mismos. Finalizado ese hilarante momento, todos murieron al ser golpeados brutalmente por garrotes de coral, dejando a las pequeñas dunas de cobre cubiertas de masa encefálica, restos de órganos y con un tinte rojo que luego se transformaría en una húmeda y oscura parcela.
Era un escenario desesperante, creímos que ya no quedaba otra esperanza, que nuestros cuerpos servirían de material orgánico para la vegetación que pudiera crecer en ese ambiente, que nuestra sangre regaría la arena, que nuestros gritos serían un intento inútil por escapar. Cuando, de pronto, el contraste de un conjunto humano se alzaba sobre el horizonte, opacando al Sol, se acercaban en un ligero trote y formaban un grupo de unos diez individuos. Portaban consigo aquello que me otorgó una sonrisa y una pequeña esperanza de vida. Dado que esa figura diversa no eran otro que los afamados “Bañeros de Pehuen Core”. Mientras se aproximaban creí oír una canción de Surf Rock, como si se tratara del soundtrack de aquellos intrépidos salvadores. (“Sunset Surfer” de Naked City)
Al avistar a los bañeros, las criaturas iniciaron una carga y, como en una batalla medieval, el conflicto estalló con el impacto de ambas partes. Nos refugiamos en lo alto de los médanos, rodeados por tamariscos, desde allí fuimos testigos de la batalla observando desde lo que simulaba ser un Palco o Campo Vip. Algunos golpes parecían estar sincronizados con el oleaje, aquellos individuos marinos golpeaban con los mencionados garrotes de coral, látigos de extensas algas y algunos hasta disparaban cuyo diseño y tecnología recordaban a las utilizadas en Viejo Mundo en el siglo XVI. Por su parte, los bañeros contaban con su arduo entrenamiento y aquellos torpedos anaranjados que, en manos de alguien entrenado, pueden llegar a ser armas de destrucción masiva.
Era horrorizante observar lo que parecía ser una aplastante victoria de los invasores marinos, como también lo era el hecho de que éramos los únicos en la playa y, probablemente, las primeras víctimas en caso de que los bañeros fracasen en su rescate. De esta manera, una vez más nos encontramos frente a la amarga sensación de que todo estaba perdido, volvimos a imaginarnos como futuros restos óseos del ambiente, cuando tantos años de entrenamiento, disciplina, dieta y sacrificios a Poseidón parecían haber sido en vano. Cuando el destino del pequeño balneario prometía muertes, fuego y destrucción. Justo cuando las lágrimas de la derrota comenzaban su penosa marcha por nuestros arenosos rostros, el que parecía ser el líder de los bañeros (por el pelo en su pecho; característico elemento del macho alfa, el corto de sus pantalones y la densidad de vello en sus patillas y bigote) se puso de pie, haciendo frente a una muerte asegurada y en un último acto de fuerza, levantó su torpedo que pareció absorber los dorados rayos del sol y emitir su luz propia.
Esta luz incrementaba mientras que su portador la sostenía y emitía un aliento esperanzador para sus colegas caídos. Más sorprendente aún fue el aura que emergió de aquel instrumento e iluminó los torpedos de aquellos que habían perecido, en lo que sospeché, se trataba de un acto de resurrección. Los bañeros resucitados tenían un aura cuyo color se asemejaba al de las nubes próximas al Sol, del mismo color relucían sus ojos y a medida que se reintegraban y tomaban sus armas, las hostiles criaturas retrocedían horrorizadas frente a semejante espectáculo.
Como si de una deidad se tratara, aquel bañero cuyas patillas se asentaban en el rostro cual muelle de un puerto cabelludo, comenzó a hablar con un tono profundo y gutural que ahuyentó a las gaviotas, oscureció aún más los sectores alejados del Sol e intensificó la luz de aquellos próximos al mismo, pronunció unas claras palabras finales en un idioma que no pude reconocer para luego expulsar desde su torpedo un rayo que se incrementó con los rayos provenientes de otros torpedos para liquidar la amenaza coral al mejor estilo Death Star y no dejar otro recuerdo de ellos que no sean sus cenizas.

CONTINUARÁ EVENTUALMENTE

sábado, 14 de septiembre de 2013

Manifiesto Rigor Mortis


Había un alambre de púas en mi garganta que se encarga de lacerarla frente al mínimo intento de expresar una opinión. Creo recordar ubicarlo allí hace unos años, aunque lo siento tan ajeno que consideré plantear incógnitas al respecto. Pero las agujas que penetran mi cráneo se hunden y presionan cada vez que lo intento. Recuerdo la última vez que lloré, las lágrimas dejaron un surco en mi rostro a modo de lección, quemando la piel a medida que descendían para caer arrastrando consigo vívidas escenas que se reproducen en mi interior de una manera desesperante. Algo similar sucedió aquella vez que reí, inmediatamente sentí como se congelaba el interior de mi cuerpo para comenzar a toser, como queriendo remediar este reciente estorbo. Desde entonces asimilo las risas con el estruendo de la tos y el rojo de la sangre helada que manaba por los orificios de mi semblante.
Ahora todo eso quedó atrás, como una película que disfruto de ver acompañado por larvas y gusanos mientras me acobijo en mis sábanas de lona.


C

El sonido de la perseverancia.

Mientras cientos de humanos trabajaban, inconscientes del agotamiento, las mareas se agitaban y los cielos se nublaban. Las aves se precipitaban y huían como si supieran lo que se avecina. Un pequeño temblor, no muy fuerte pero suficiente como para alarmar a cualquiera, se hizo presente. El ruido que produjo se asimilaba a los llamados guturales producidos por las bestias de los escritos.
A pesar de estas condiciones, aquellos hombres continuaban trabajando.

Un fuerte viento comenzó a alzarse, las hojas de los árboles vecinos se rendían ante el golpe, mientras que la arena mortificaba a los humanos que permanecían expuestos. Podía sentirse la sal del mar, las aguas calientes a pesar del viento frío. Cientos de miles de insectos se elevaron para cubrir aún más los cielos.
Y, sin embargo, a pesar de estas condiciones, aquellos hombres continuaban trabajando.

Continuaban trabajando ignorando lo que sucedía ya que ellos eran quienes producían la espantosa exhibición, en un culto a su única y gran deidad a quien intentaban complacer por medio de oraciones y construcciones.
La respuesta no se hizo esperar, la deidad se hizo presente; y ese fue el momento, en el que los hombres se arrepintieron. Cuando notaron que los textos habían sido malinterpretados y alterados por el antíteto de aquel a quien creían estar rindiendo culto. Largos años de espera y resentimiento madurando en una prisión diseñada para el eterno tormento; hasta este momento.
A pesar de todo, los hombres continuaron trabajando, hasta el último en perecer entregó su aliento final en nombre de aquella deidad.

C

viernes, 16 de agosto de 2013

Conversación entre mis amigos imaginarios.

Fragmento de una conversación entre Cavernario y Copromancer:

Copromancer: -Hay tanta gente que le venden la vida y se compra el paquete-
Cavernario: -Esto explica los suicidios en masa y la crisis de los cuarenta-
Copromancer: - Claro, al darse cuenta que la vida que les vendieron no salió como esperaban-
Cavernario: -¿Y vos qué hiciste?-
Copromancer: -La compré en oferta y la vendí por droga-



domingo, 11 de agosto de 2013

Aprenda a convivir consigo mismo o cocinar una torta

Escribo y no quiero pensar en lo siguiente. Mientras cuestiono el presente, salta la tostadora y me responde todas las preguntas:
¿Quién soy?
Un trozo de torta
¿Cuántas veces más voy a morir?
Todas las que quiera
¿En qué momento dejé de confiar?
Después de agregar el huevo y antes del aceite
¿Cómo hice para llegar a un lugar en el que nunca quise estar?
Revolviendo, sin que se formen grumos
¿De qué manera voy a saldar las cuentas del pasado sin siquiera tener noción del presente?
Derritiendo el chocolate a baño maría
¿Cuándo voy a aprender que para anticipar, primero me tengo que levantar?
Después de veinte minutos al horno fuerte
¿Tendré que soportar la misma música de ascensor cada vez que me acuesto?
Casi lo olvido, dos gotas de escencia de vainilla
¿Seré una sardina fresca o la más podrida de todas?
Salpimentar y criticar a gusto
¿Y hasta cuándo tendré que convivir conmigo mismo?
Hasta que funcione la tostadora.


Todavía no entiendo si es una falla de conexión de fibra óptica o neuronal la que no me permite subir imágenes para decorar los textos y hacerlos más amigables. Por lo pronto tendrán que depender de su imaginación.

[Que bella la luna que se posa sobre el Tigris, dibujando un atrevido marinero blanco hasta San Isidris]

viernes, 9 de agosto de 2013

Mal Gusto y el viaje en el tiempo (Parte 3 "El Retorno del Hombre Humano")

A medida que subían por la montaña se preguntaban si el lugar a donde se dirigían contendría algún tipo de alimento, cayendo en un acto de sadomasoquismo al recordar tentadores platos que matarían del susto a un diabético.
Vengador Tóxico y Cavernario venían discutiendo cual era el mejor tema de GG Allin hasta que algo los hizo detenerse, quitándole importancia a cualquier otra cosa. Era la hora del crepúsculo, el color rojo que abundaba sobre las nubes y el cielo tenía tanto poder que parecía acarrear melodías consigo. Unas montañas, ahora negras, contrastaban con los vivos colores del cielo, un imponente amarillo que todavía resaltaba la prescencia del Sol  danzaba con naranjas y rojos que le abrían paso a tonos azules y violetas a medida que uno subía la cabeza.
La cara que exhibían al momento de llegar a la cueva sería solo comparable con la de una langosta que adquiere repentinamente el uso de la razón y se cuestiona la vida en general, y su lugar en la misma.
En el suelo se encontraba lo que parecían ser simples trastos, pero en realidad se trataban de monitores, piezas de metal muy complejas para el contexto en el que aparecían. Sobre todo teniendo en cuenta que parecían estar encendidos. Justo en aquel momento donde estaban seguros que sus rostros habían alcanzado un límite de asombro, se alzó un individuo que lucía un traje de ejecutivo con finas líneas grises, unos mocasines y un bombín que parecía enmarcar su cara junto con el protuberante bigote que llevaba.. y, mientras las máquinas emitían extraños sonidos de fondo, anunció:
-Bienvenidos, viajeros. Se encuentran ustedes en algo que conocerán como "Las cuevas de Chauvet" pero que en el presente momento se trata del Instituto Tecnológico Wooly Rhino. En breve les brindaremos explicaciones a las posibles dudas que deben rondar por su cabeza, pero antes nos gustaría invitarlos un trago.-
Se dirigió a lo que parecía ser un mini bar, del mismo retiró unos sifones. Esto último dejó atónitos a los Mal Gusto
Mientras llenaba unos vasos con la sutileza que enseñaría un felino al pasearse por un amoblado de elección, encendió un cigarrillo, les acercó los vasos y comenzó a detallar lo acontecido, mientras de fondo sonaban Los Enanitos Verdes: -Probablemente se encuentren atónitos, se evidencia en la expresión que presentaron al llegar, como la de una gaviota que adquiere repentinamente el uso de la razón y se cuestiona la vida en general y su lugar en la misma.-, -Ehh...- Interrumpió Flujo - Una langosta-; -Cierto, bien, respecto a la vestimenta que llevo, es un trabajo artesanal producto de horas de observación sobre las distintas prendas que lucen durante el año 1.666.000 después de Nyarlatothep-, -Ehh- anunció nuevamente Flujo-Dos mil diez-, -Del calendario gregoriano, entonces, a pesar de que podemos ver el futuro, de cierta manera, su visita fue de lo más inesperada. Nuestras teorías eran que más allá del año dos mil diez, del calendario Gregoriano, no había más información porque la especie se habría extinguido. Por ello comenzamos a preparar prevenciones para esta "desaparición"-. Se sentó en una silla de diseño minimalista que le otorgó inmediatamente el premio al encuentro de hombre arcaico menos esperado del año dos mil diez, del calendario Gregoriano, y continuó: - Creo que ustedes están familiarizados con una de estas medidas, lo conocen con el término de "Arte Parietal" o "Pintura Rupestre". Pero lo interpretaron de otra manera, los rinocerontes lanudos que se están confrontando aquí, es como creimos que podrían entender el concepto de la lucha por los recursos, que los llevaría a un conflicto entre individuos de la misma especie y, por último, a la extinción. Pero, ahora que ustedes están aquí, ¡¿Se dan cuenta de la ventaja que tenemos para transmitir el mensaje?!-. Y antes de que Flujo pueda emitir un cuestionante monosílabo, siguió: -Ahora pueden ser ustedes, habitantes de ese preciso momento, quienes revelen la verdad sobre el futuro de la especie-. Vengador Tóxico alzó la mano y al ver que esto no le otorgaba ningún tipo de privilegió, se lanzó a enunciar: -¿Y porqué no viajaron ustedes al futuro para avisarles a los tipos que está todo mal si se limpian? Que no cuelguen-, -Buena pregunta, la razón por la que no viajamos nosotros mismos, es porque carecemos de documentos oficiales y los medios para falsificarlos. Tememos el andar indocumentados en un futuro incierto. Además nosotros ya tenemos nuestro destino escrito, sabemos que nos espera el final eventualmente. ¿O acaso no se preguntaron porqué no hallaron ustedes, sapiens sapiens, evidencia alguna sobre estos artilugios que pueden observar aquí y ahora?-, -Buena pregunta-, interrumpió Cavernario, -la razón por la que no nos preguntamos eso fue porque Vengador me dice que el mejor tema de GG Allin es "Gypsy Motherfucker" pero nada que ver, el mejor tema es "Expose Yourself to Kids"-, -No, el mejor tema es "Hangin' out with Jim", ustedes no encontrán evidencia alguna de esta civilización que llevamos acabo ni en el dos mil diez, del calendario Gregoriano, ni en el dos mil once, nunca. Porque hemos previsto un conflicto en nuestro futuro que nos llevaría a la destrucción total de la especie. Es asi como optamos por una muerte voluntaria durante el epíteto de nuestros conocimientos e innovaciones, como una civilización orgullosa. Sé que puede sonarles muy dramático, pero pudimos desarrollar artificialmente una especie de la que podrá ramificarse, eventualmente, aquel que ustedes conocen como "el hombre anatómicamente moderno", es decir, ustedes mismos. Dicho esto, podría concluir que, si ustedes son los Homo sapiens sapiens, "el hombre que sabe que sabe", entonces nosotros somos los Homo sapiens sapiens sapiens sapiens, "El hombre que sabe que sabe que supo saber"-.
El estruendo de su profunda voz despertó a los miembros de Mal Gusto, que se habían dormido sobre el final de la historia. A excepción de Afro Zombie, quien estaba terminando de elaborar una pipa con lo que parecía ser un acelerador de partículas portátil. El mensaje que transportaba esa notable voz, era el siguiente: -Ahora que están ubicados en escena, acompáñenme-. Atravesaron una galería repleta de hombres y mujeres trabajando en las paredes de la cueva, otros acarreaban frascos con fetos. Una gran pantalla exhibía una animación que alentaba el suicidio en masa de la población por el bien común y el futuro de la especie. Aquel que lucía el traje rayado, extendió su mano y ofreció un pen drive. Luego se agachó y recogió un cubo negro con dos tubos al costado. -Dentro del pen drive hay explicaciones más detalladas de lo que les acabo de contar, evidencia fotográfica y audiovisual, etc. En la caja negra hay un mineral exclusivo y muy productivo que pudimos extraer de un asteroide, el mismo que utilizaremos para que ustedes viajen a su época- Suspiró, se apoyó en un estante cercano, y dijo: y para que nosotros desaparezcamos-. Luego abrió una puerta e indicó a los cuatro miembros de la banda que se acerquen a lo que indudablemente era un baño químico. -Con esto van a viajar en el tiempo, simplemente tienen que entrar, tirar de la cadena y llegarán a destino. Recuerden que la supervivencia de la especie depende de ustedes, les estamos agradecidos por siempre, las sociedades futuras no lo sabrán debido a la carencia de información, pero de ahora en más nuestra nueva y útlima manifestación espiritual, será en torno a ustedes; Mal Gusto. ¡Nos Venom!-
-Eehh- anunció flujo para cortar con el silencio repentino. -Che, Vengador, ¿Tenés fuego?- -Si, tomá-. En el momento que Afro Zombie encendió el extremo restante de lo que una vez fue un cigarrillo de marihuana, Cavernario tiró de la cadena y el baño químico se precipitó en un sin fin de sacudones, ruidos extraños y ajenos a cualquier idea de sanidad, formas exageradas y colores desconocidos e indescriptibles. Justo en el momento en que Flujo pensaba desafiar con un chocante monosílabo, el lisérgico paseo se detuvo, la puerta se abrió y el sol les golpeó en la cara como Samid a Mauro Viale. Se encontraron en el patio de Afro Zombie, justo al lado del Afro bunker. -¡Qué bueno, ahora tengo baño en la sala de ensayo! ¿Vamos a ensayar?-
De esta manera pasaron el fin de semana, la tediosa semana y, llegado el Sábado, se reunieron nuevamente para ofrecerle cánticos a deidades inexistentes. Pero justo antes de que los amplificadores demuestren su tímida expresión roja, Afro Zombie dijo: -Vengan, vamos a probar este bong nuevo- y sacó desde un armario una cubo negro con dos tubos al costado, con inscripciones, un reflejo bastante particular, un bong que marcaría el estándar de la progenie entre el arte renacentista y el cyberpunk.
De esta manera pasaron los días, los meses, los años. A esta altura toda la informacion concerniente al fin de la humanidad, conflicto final, medidas de prevensión y demás, fue totalmente reemplazada por discos de "Marcelo Tinelli y los gomas", "Morbid Angel", "Slayer", "Suicidal Tendencies" y artistas varios, un par de películas de la KGB y cantidades desesperantes de pornografía. Inmediatamente la preocupación que una vez estuvo por salvar a la humanidad, fue reemplazada por la necesidad de comer una, o dos, hamburguesas con todo aquello que se le pueda poner encima.
De esta manera, Mal Gusto extinguió al Género sapiens sapiens.



.revaC

sábado, 20 de julio de 2013

Corrosión de la conformidad

Es bajo esa extraña sensación de llenar un vacío, cuando en realidad se quita su contenido, si  es que todavía permanece allí. Drenando lo que una vez fué y ahora se corroe en recuerdos borrosos y de dudosa emoción.
Aferrándose a las paredes para saciar esa necesidad, rascando y arañando para hacerse consigo de algo que pueda recrear eso que ya no es, esa pureza inmaculada tan ansiada. Y, a pesar de que es bien sabido desde un primer momento que no hay manera de retornar a semejante comodidad, persiste en su intento de obtenerla. Fracasando una y otra vez, cada intento acarrea un deseo superior y exhibe la carne de los dedos desprovistos de uñas.
Objetos muertos se pasean al rededor y cuestionan ese acto tan terco sin llegar a entenderlo, quizás por no haberlo vivido, quizás por haberse entregado, quizás por haber muerto.
Fútiles ensayos de reconstruir con lágrimas, sangre y restos óseos; en un intento de aligerar aquella carga.
Ahora creo recordar como era todo. Y es bajo esta extraña sensación que escribo estas palabras, para aquellos que continúan rascando las paredes a pesar de que hace rato que sus uñas no crecen.
Pero me despierto y me doy cuenta, que el agua que estaba bebiendo, era en realidad arena.


______________________________________________________________________
|
|
|
|
|
|
|
|
|_____________________________________________________________________
  Esta foto siempre me conmovió, los colores son excelentes, como si el Sol se estuviese despidiendo.


(No puedo subir imágenes porque se traba todo, así que imaginen dentro del anterior recuadro un paisaje donde un techo de nubes rosadas se extiende hasta el horizonte cubriendo montañas teñidas de rojo en una última manifestación artística por parte del Sol, quien se despide de los habitantes terrestres con lindos reflejos de luz sobre su superficie)

Cabr.

sábado, 6 de julio de 2013

La vorágine en mi almohada






La patente, azul en la pared, late al ritmo del bajo, que marca los tonos de las luces intermitentes. Las esquinas se tuercen mientras intento comprender porque repentinamente mis muebles manifiestan la voluntad de transmutar o modificar su figura. Con una mirada irreconocible me analiza Darwin, debajo suyo chorrea una bandera de bufandas. Los bordes sufren un antialiasing que los hace lucir más bellos, hasta que me percaté de que eran lágrimas.
Parecía muy tentador buscarles una explicación, tal vez lo ignore para evitar profundizar en rincones no deseados donde se refugien aquellos recuerdos que deberían haber sido olvidados. Pero, de todas maneras, aquellas en las que llegué a pensar carecían de sentido, al igual que el contorno del amoblado a mi alrededor.
Mientras las cosas se ven más claras en el exterior, más luces se apagan aquí dentro. Siento que mi corazón late al ritmo de la música y eso es relajante, sobre todo sabiendo que no está en mis planes escuchar Sunn O))).
Rostros deformes y totalmente ajenos se invitan a pasar y presentarse a medida que la almohada ocupa mi vista perisférica. Líneas rojas y blancas cubren poco a poco todo este panorama, mi cuerpo se va llenando con la misma textura, por un momento me preocupo... hasta que caigo en la cuenta, que se trata de las sábanas.

La foto tiene gatitos, dos gatitos. Tomada en mountain chain of the window.

domingo, 30 de junio de 2013

Regurgitándote

Creí que la ingesta de alimentos aliviaría el vacío .
Como también creí una vez que mañana sería distinto.
Pero si hoy no hago nada, ¿Qué me sugiere que mañana las cosas se darán de otra manera?
La gente se ríe a lo lejos y a veces pienso en salir a reír con ellos, pero al acercarme siento que mis risas están muy lejos de ser regurgitadas y parece ser que una pila de bilis es mi respuesta frente a aquella hilarante situación.
Desearía poder correr hacia donde quiero, un lugar donde sé que podría reir, donde hace calor y no me siento vulnerable.
Pero cada vez que lo intento me caigo en el pozo, mientras desciendo y escucho las mismas risas a lo lejos, me doy cuenta que en realidad nunca salí de ese pozo, que estoy nadando en mi propia bilis.



martes, 25 de junio de 2013

Fracaso rotundo al intentar expresar la emoción sentida cuando me enteré un mes más tarde que tocó John Zorn en Argentina.

En cuestión de segundos...fue tiempo suficiente para que mis intestinos se transformen en ácido muriático. Una mera ordenación de segundos para que todos los sonidos sean filtrados e interpretados como una sinfonía de huérfanos desnutridos llorando. En solo ese tiempo me vi rodeado por un oscuro abismo carente de colores. El plato de comida que tenía en frente transmutó en una pila de gusanos que se retorcían en un acto burlesco, al igual que la saliva en mi boca pasó a tener la consistencia y el sabor de las cenizas que yacen donde una vez hubo fuego.
Ni siquiera un minuto, solo en segundos me encontré cayendo sin ninguna pared de la que agarrarme; pero, a su vez, golpeándome con objetos que no puedo atestiguar. Durante la mencionada cantidad de tiempo me invade la sensación de que mi piel es desgarrada lentamente y lo único que brota de las heridas son gritos vacíos en un desesperado intento por buscar una respuesta. Intenté gritar, dentro de ese contexto, pero hacía segundos que el aire se había esfumado de mis pulmones, siendo reemplazado por la flatulencia de miles de ratas que muerden y arañan lo poco que queda de mi pútrida carcasa. Repentinamente dejaron de brotar lágrimas de mis ojos, para ser sustituídas por granos de arena que rasgaban la piel remanente en mi rostro, a pesar de que quería evitar hacerlo, llorar me era inevitable.
No se exactamente cuantos, pero si que son una mínima cantidad de segundos que presté para decidir arrancarme los ojos y dejar de contemplar estos horrores. Pero al intentar mover mis manos noté que se encontraban encadenadas, a pesar de que seguía cayendo. Desesperado, vacío y con olor a podrido, seguía cayendo. Pasaban los segundos, y seguía cayendo. Las ratas mordían y defecaban en mi interior mientras yo, me encontraba cayendo. Las paredes me golpeaban y la arena que manaba de mis ojos ahogaba mis gritos.
Lo único que permaneció como estaba era mi mente con el exclusivo pensamiento, junto con el cuestionamiento de por qué motivo me habría de suceder esto, de que el reloj de bernardo habría solucionado todo esto. El reloj de Bernardo lo habría evitado. O tal vez la TARDIS del Doctor, o aquel característico De Lorean que todos conocemos.
Cualquiera de estos implementos me habría transportado al pasado dieciseis de junio para ver a este conjunto en vivo, en lugar de haber pasado aquel día rastrillándome el escroto.
Ahora solo me queda seguir cayendo, hasta que el vacío me termine de comer y tal vez entonces, pueda pensar en otra cosa.

En este espacio suele ir una imagen acompañando al texto, pero en este caso particular tendría que ser una imagen en negro para que sea acorde, y no vale la pena hacer el esfuerzo. El texto es la opción alternativa de expresar los sentimientos, la otra era tipear aleatoriamente y, preferentemente, en mayúsculas, sin acentos y con abundancia de números y signos que no se usan nunca, como este: €
o este: ¿Sabían que se le puede poner tilde a la "Y"? si, miren: ý

viernes, 14 de junio de 2013

Rito Fecal





"Cultistas se refugian en la perisferia de su mente.
Cegados por el trance, actuando sin órdenes ni voluntad, mientras el fuego se atreve a danzar dentro de un ambiente casi estático.
Una oración que se repite penetra la piel de aquellos cuyo único propósito será satisfacer la oscura voluntad de quien hizo tanto por nosotros.
Aquel cuyas enseñanzas son el pilar de nuestra organización, aquel cuya materia fecal parecía mármol pulido con años de trabajo y experiencia.
Allí yace, brillando con las llamas, una pequeña ofrenda para aquel olvidado de los magos: Copromancer. "



Excrapto del libro esoterista "Copromancer II: Ritos de pasaje" de autor desconocido.

El Impotente




Mientras la radio suena, él desconfía.
Se siente impotente al no poder hacer nada.
Impotente por ser traicionado.
Impotente como en la cama, en la que se encuentra pensando que ocurrirá.
Defraudado por considerar traicionarse a si mismo,
pero luego se cuestiona ¿Cuánto valgo?
y al no encontrar respuesta, se siente impotente.

Suena el teléfono, le avisan que no pagó, y se siente impotente.
Suena el timbre, son testigos de Jeovah, probablemente sean impotentes.
Se escucha un disparo.
La impotencia se desvanece... hasta que se da cuenta que él no lo provocó.
No tiene suficientes huevos para hacerlo, se siente impotente.
Al menos la radio sigue sonando.